domingo

Catalunya da un primer paso

El Parlamento Catalán ha aprobado por unanimidad una propuesta de resolución que en su día ya fue pactada con los promotores de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) sobre la atención de estas dos enfermedades en la Sanidad pública catalana.
Según esta resolución, el Govern deberá crear en el plazo de un año ocho nuevas unidades hospitalarias especializadas en estas dolencias. Pero llegar hasta aquí no ha sido fácil y todos los bandos han tenido que ceder.
En un principio, los promotores de la iniciativa reclamaban que los enfermos de fatiga crónica y fibromialgia fueran diagnosticados en unidades médicas especializadas. Los grupos parlamentarios, sin embargo, apostaban por la atención primaria. Al final, se ha acordado que sean estos servicios los que realicen el diagnostico inicial a los enfermos que muestren síntomas de estas enfermedades, pero también ha quedado establecido que estos mismos enfermos tendrán derecho a ser dirigidos a un centro especializado si así lo desean.
Sin embargo, en el caso de los afectados graves, "serán derivados directamente" a las unidades hospitalarias especializadas. Este punto ha contentado especialmente a los promotores de la iniciativa, ya que siempre han mantenido que la primaria no está suficientemente preparada para diagnosticar este tipo de dolencias.
Pero, más allá de las ocho nuevas unidades, el documento aprobado ayer también establece que los enfermos sean atendidos en un plazo máximo de 90 días y que se organicen cursos de formación para el personal sanitario que trabaje en las unidades dedicadas exclusivamente a estas dolencias.